Glosario

Cómo ser una mujer independiente

22 marzo 2022

Mujer independiente: 5 claves para pasar de la dependencia a la independencia

En este artículo exploraremos las diferencias entre una mujer independiente y una mujer dependiente, así como las principales claves para convertirte en una mujer libre y autosuficiente.

La mujer dependiente

La mujer dependiente es aquella que se siente incompleta. Siempre busca estímulos fuera de sí misma para llenar el vacío que siente en su interior. Muchas veces cae en el materialismo, consumismo y entretenimiento. Su vida es superficial, y su felicidad depende de personas y circunstancias ajenas. Debido a ello, desarrolla apegos tóxicos y vive en un vaivén de emociones que la convierten en una persona inestable.

La mujer independiente

La mujer independiente se conoce lo suficiente a sí misma para estar emancipada de la valoración de los demás. Se acepta con sus virtudes y defectos, y esto le permite sentirse cómoda consigo misma. Ha sanado sus carencias y sabe lo que la estimula. Mantiene vínculos afectivos llenos de amor y libertad, en los que honra su singularidad y fomenta el crecimiento mutuo. Lidera su vida a través de sus talentos, pasiones y valores, por lo que se convierte en una mujer completa y atractiva.

 

Conviértete en una mujer independiente

 

5 claves para transformarte en una mujer independiente, libre y autosuficiente

  • Haz las paces con la soledad

Si no estás bien contigo misma, seguirás buscando fuera aquello que tienes dentro de ti. Atrévete a estar a solas, sin ningún tipo de distracción. Aprende a convivir con tus pensamientos y sentimientos sin huir de ellos. Obsérvalos y escúchalos, sin apegarte a ellos. Ten el coraje para priorizarte a ti misma. ¿Cuánto tiempo llevas sin escuchar tus propias necesidades?

  • Sana tu sombra

En la sombra de nuestro inconsciente guardamos las principales inseguridades, carencias y miedos que desarrollamos en nuestra infancia. Y, pese a no estar visibles, estas heridas nos están lastrando constantemente. Sé humilde y valiente para reconocerlas y dejar de culpar a los demás cuando, sin querer, activan tus sombra. Deja de mirar a otro lado, responsabilízate de ella y, al sanarla, verás como te transformas.

  • Genera relaciones desde el amor y la libertad

Entra a la relaciones sociales con la mentalidad de aportar, no la de extraer. Contempla toda relación como una oportunidad de mostrarte a ti misma tu mejor faceta. Cultiva relaciones desde el amor y la libertad, cuidando de tus semejantes pero sabiendo que puedes ser feliz sin ellos. Evidentemente, esto solo es posible cuando has hecho las paces con la soledad y has sanado tu sombra.

  • Ten metas propias

Como dijo Séneca “No hay viento favorable para el que no sabe dónde va”, así que tus objetivos te servirán como puntos de referencia que aumentarán tu sensación de control sobre tu destino. Pueden ser metas personales, profesionales, familiares o de cualquier tipo. Es importante que las escribas en un papel, y que sean específicas, alcanzables y que dependan al máximo de ti. Y, sobre todo, úsalas para crecer, no para ponerte demasiada presión.

  • Vive con equilibrio

Una mujer independiente sabe encontrar un equilibrio en todas las áreas de su vida con fluidez y naturalidad, sin sentir que está sacrificando algo. Desarrolla diversas áreas de tu vida que te satisfagan, ya que esto hará que te sientas menos dependiente de un área en particular. Básicamente, porque confiarás en ti misma y sabrás que, a pesar de que una faceta de tu vida se tambalee, habrá otras que te mantendrán de pie. 

 

Si deseas profundizar en este viaje para convertirte en una mujer independiente, desde Kuestiona te ofrecemos el Máster en Mujeres Conscientes, que ya ha ayudado a centenares de mujeres de todo el mundo a reconectar con ellas mismas.

 

Inscríbete en el Máster Mujeres Conscientes